Palabras para quien me visite
 
Los libros que muestra este sitio han sido escritos con fatiga y gozo. Ninguno me satisface del todo pues, para bien y para mal, me infectó el virus de la autocrítica, un compañero de viaje que quizás ayude al artista a mejorar su trabajo, pero le retacea el reposo. Pero, sacadas las cuentas, sopesados el debe y el haber, estoy contento de haberlos escrito y publicado.

Soy un escritor argentino y me costó decidirme a serlo. Cuando estaba en ello, mi debut se retrasó porque ejercía entonces un trabajo -abogado de trabajadores- que fue considerado subversivo. Aun me pregunto por qué. Era el año de gracia de 1977. Así pues, debí postergar mi iniciación literaria hasta que, de regreso del exilio, pude zarpar en esta travesía incierta en la que aun navego. Corría 1983. Qué se le va a hacer. No se elige la época en la que se vive y siempre queda el consuelo de que podría haber sido peor.

No sabría decir cuál es el hilo que une estos libros. Estoy demasiado involucrado en ellos. No los he podido leer, sólo los escribí: esto parece un chiste pero no lo es. Los temas que más me han atraído son la política (como objeto de reflexión o de invención, más que como práctica, siempre con un cierto enfoque que a falta de otra expresión más adecuada llamaría “social”), las ciudades, sobre todo Buenos Aires, que es la mía, y el crimen. Por descontado, la literatura. Sobre tales temas vuelvo una y otra vez, persiguiéndolos desde perspectivas diversas, que a veces combino.

Poco es lo que puedo agregar.

Lo único seguro, es que esto continuará. Mientras haya vida, continuará.
 
 
alvaroabos.com.ar - © 2008